german  english  italy  poland  spain  hungary  lettland  sweden  japan  Färöer  serbia

Biografía

Fühmann nace el 15 de enero de 1922 en Rochlitz an der Isar (hoy: Rokytnice nad Jizerou), siendo su padre el apotecario de su pueblo natal. En 1932 ingresa al monasterio jesuita de Kalksburg, cerca de Viena. Continúa su formación escolar en Reichenberg (hoy Liberec) y Hohenelbe (hoy Vrchlabí). En 1936 pasa a formar parte del Club alemán de Gimnasia (Deutscher Turnverein), una agrupación juvenil de corte fascista en los Sudetes, y, en 1938, de la Reiter-SA. Si bien ya en 1939 se había apuntado como soldado voluntario en la Wehrmacht, no será sino hasta el año de 1941, una vez concluido el bachillerato, cuando es llamado a engrosar las filas del ejército alemán. En 1945, los soviéticos lo hacen prisionero de guerra y un año más tarde es enviado a la escuela central antifascista de Nogínsk, cerca de Moscú, donde da inicio a sus intensivos estudios sobre el marxismo. Diversas escuelas antifascistas, como la de Riazán y Ogre, son algunos de los sitios por los que pasará a lo largo de los cuatro años posteriores.

En 1949, Franz Fühmann elige la RDA como lugar de residencia (su madre y su hermana ya se habían trasladado a esta zona). Al principio, Fühmann se desempeña como funcionario del Partido Nacional Democrático (NDPD), pero entonces, en 1958, se decide por una vida como escritor independiente y como traductor, sobre todo de poesía (en particular de autores checos y húngaros), luego de que viera agotada la fuente de su propia creación lírica (su obra Die Richtung der Märchen, de 1962, representa uno de los puntos finales de este período).

Durante los años cincuenta, su quehacer literario va a reflejar el patetismo que caracteriza ese nuevo comienzo en el socialismo. De esta década datan obras como Die Nelke Nikos o Die Fahrt nach Stalingrad. Poem.

A lo largo de su vida, y siempre en diálogo con los niños, Franz Fühmann escribirá varias obras dirigidas a los pequeños lectores. Entre sus primeras obras como autor infantil se encuentran Vom Moritz, der kein Schmutzkind mehr sein wollte (1959) y Die Suche nach dem wunderbaren Vögelchen (1960).

La superación del pasado desde la perspectiva de su joven generación, si bien inocente, también culpable por haber estado involucrada en los crímenes del nacionalsocialismo, será el tema primordial de textos posteriores como Das Judenauto (1962) o König Ödipus (1966).

Es en la década de los setenta cuando Fühmann vuelca cada vez más su atención tanto a los mitos como la fantasía, a los sueños, los juegos de palabras. Un buen ejemplo de ello es su obra Die dampfenden Hälse der Pferde im Turm von Babel (1978). Asimismo, el ensayo será un género primordial en su Œuvre: Das mythische Element in der Literatur (1975), Fräulein Veronika Paulmann aus der Pirnaer Vorstadt o Etwas über das Schauerliche bei E.T.A. Hoffmann (1979) son algunos de los ejemplos más destacados.

letzte Ruhestätte auf dem Friedhof in Märkisch-BuchholzSin embargo, el verdadero giro en la vida de Fühmann quedará plasmado en sus diarios en Hungría: Zweiundzwanzig Tage oder die Hälfte des Lebens (1973) que él mismo definía como su “entrada a la literatura”.

Otro componente esencial de su quehacer literario serán sus nuevas versiones de Das Nibelungenlied (1971) o Prometheus. Die Titanenschlacht (1974), aptas tanto para niños como adultos.

Las utopías negativas o pesadillas caracterizan su libro de cuentos Saiäns-Fiktschen (1981). Otro de los puntos más álgidos en el pensamiento de Fühmann queda reflejado en el ensayo dedicado a la obra poética de Georg Trakl: Vor Feuerschlünden, como se tituló en la RDA, o Sturz des Engels, en el RFA (1982). En este ensayo, Fühmann describe con intensidad casi maníaca sus esfuerzos por liberarse de toda doctrina ideológica. Hasta el final de su vida, el 8 de julio de 1984, Fühmann mantuvo firme su postura como crítico incorruptible de la muchas veces mezquina política cultural de la RDA, mas también como un crítico asiduo al socialismo. Gracias a ello, Fühmann no sólo fue un vital promotor de la obra de jóvenes autores como Uwe Kolbe y Wolfgang Hilbig, sino también una figura de gran valor para toda una generación de jóvenes autores en la RDA.